Paremos el Festival Yulin

Paremos el Festival Yulin

En los últimos días las redes sociales están, como se dice vulgarmente, que echan humo con peticiones y protestas en contra del Festival de Yulin. Muchas personas lo comparan con las corridas de toros y efectivamente tienen enormes similitudes.

El festival de Yulin es un festival gastronómico de carne canina (sí, habéis leído bien, gastronómico) que se celebra en China desde los años 90. Se trata de un reclamo turístico más que de una tradición y, como ocurre con la Tauromaquia, produce en los animales, perros en este caso, un sufrimiento y crueldad innecesarios, además de ser un dantesco espectáculo público.

Al igual que pasa en los festejos taurinos que inundan en verano nuestros pueblos, con la excusa de La Fiesta, se hacen verdaderas atrocidades con los animales (toros en España, perros en China). Podríamos, de hecho, inundar este artículo con fotos de las barrabasadas que se cometen pero preferimos no hacerlo para no herir la sensibilidad de nadie (basta con poner en Google Images “Festival de Yulin” para encontrar dicho material gráfico).

Siempre que alguien, como nosotros en este caso, argumenta en contra de salvajadas como la Tauromaquia o el Festival de Yulin hay dos réplicas recurrentes: la tradición y la hipocresía por comer carne.

En primer lugar, enarbolan la bandera de la tradición (como si, por ejemplo, la esclavitud o el sacrificio humano a los dioses no hubiesen sido  tradiciones y sin embargo ya están felizmente abolidas). En el caso del festival de Yulin ni siquiera se puede hablar de tradición ya que este festival gastronómico no tiene más que en torno a 30 años de vida.

En segundo lugar, nos tachan de hipócritas a los que abogamos por la abolición estas manifestaciones que denigran al propio ser humano, argumentando que comemos carne. Y es que el problema no está en comer carne de toro, o incluso de perro, sino está en la forma. Es repugnante que la tortura de cientos de animales, sean toros o perros, se convierta en un espectáculo público para regocijo y diversión. Como personas hemos de procurar la dignidad en la vida (y en la muerte) no sólo para otras personas, sino también para los animales, y torturarlos y matarlos por el simple placer de hacerlo es algo impropio de la especie Humana.

Igualmente, nos hablan de la crueldad en las granjas, mataderos y demás, y efectivamente, también luchamos por la dignidad de los animales en estos sitios: una cosa es matar para comer, para sobrevivir, como lo hacen muchos animales y otra muy distinta, es matar con crueldad y produciendo un sufrimiento innecesario en nuestra presa.

No queremos acabar sin alabar la encomiable labor de las ONGs chinas que están concienciando al mundo acerca del atroz Festival de Yulin, sin cuyo trabajo todos estaríamos ajenos a estas barbaridades.

Si quieres aportar tu granito de arena para detener el Festival de Yulin firma en change.org en este enlace: clic aquí.

Créditos imagen: http://i59.tinypic.com

Artículos relacionados:

2do Festival de la Adopción y la Educación Animal Leganés

¿Qué son las Intervenciones Asistidas por Animales (IAA)?

Primer festival de la adopción y la educación animal de Leganés

Entrevista a la Protectora PDAE y Cruces - Parte 1

Puntúa este artículo:

VOTOS: 1 MEDIA: 5

VISUALIZACIONES: 1097

Commentarios