Cuándo y dónde entrenar a tu perro

Cuándo y dónde entrenar a tu perro

Una vida activa ayudará a tu perro a mantenerse equilibrado. Pero cuando hablamos de vida activa no nos referimos exclusivamente al ejercicio físico (caminar diariamente al menos media hora es ejercicio ideal para la mayoría de los perros), sino también a ejercitar su mente. Ya hemos comentado en este artículo los beneficios de los juguetes interactivos tipo Kong, pero también es interesante añadir a su rutina diaria sesiones de entrenamiento en las que podemos enseñarle a sentarse, a que nos presten atención, a que se tumbe, etc. y también otros ejercicios más complejos como saltar obstáculos o, incluso, pasar por debajo de los mismos.

Es muy importante en los ejercicios de entrenamiento, sobre todo, en las primeras fases del aprendizaje elegir bien el momento y el lugar.

Dado que en la mayoría de los casos usaremos la comida como premio y recompensa, es decir, como elemento motivador, es importante que nuestros entrenamientos sean antes de que el perro haya comido o que, al menos, hayan acabado ya su digestión (unas dos horas después de comer). Si el perro está saciado porque ha comido hace poco, no tendrá la misma motivación ante el estímulo de la comida y, además, tampoco será muy recomendable si en la sesión debe realizar un ejercicio físico más o menos intenso.

En cuanto al lugar, es fundamental (de hecho es, podría decirse, una parte más del entrenamiento y es posible que de las más importantes) que el perro esté totalmente concentrado en lo que está haciendo y en lo que se pide de él. Por ello, en las primeras sesiones buscaremos lugares tranquilos, aislados y que el entorno le resulte familiar: podemos entrenar en el salón de casa, en la cocina, en nuestro jardín o en cualquier lugar que el perro conozca y que no le presente distracciones. No es buena idea realizar las primeras sesiones en la calle o en el parque, donde podemos encontrarnos con otros perros, sonidos, etc. que pueden distraer fácilmente al perro.

Sin embargo, conforme el perro va asimilando los ejercicios, hay que irle añadiendo distracciones y entrenarle para que sea capaz de realizarlo en cualquier entorno. Por ejemplo, si hemos sido capaces de enseñar al perro a sentarse en el salón sin ninguna fuente de ruido, repetiremos los ejercicios con la televisión puesta, después con más personas presentes. Después, practicaremos en otros lugares de distracción creciente hasta que sea capaz de sentarse a la orden en la calle, en el parque o cualquier lugar.

Créditos imagen: http://dapperdogtraining.com

Artículos relacionados:

Cómo tienes que entrenar a tu perro

Qué hacer si tu perro se ha perdido

Cómo salir a correr con tu perro

Elegir la mejor tienda de perros on line

Lucha contra el maltrato animal

Puntúa este artículo:

VOTOS: 2 MEDIA: 4.5

VISUALIZACIONES: 1525

Commentarios