Cómo pasear correctamente al perro

Cómo pasear correctamente al perro

Recientemente vimos las razones por las que no es recomendable que un perro coma alimentos según parámetros humanos. Hoy queremos ver algunas pautas a la hora de pasear al perro, de sacarlo a la calle.

En primer lugar, cuando se adopta un animal doméstico de cualquier especie hay que tener en cuenta dos aspectos básicos:

  1. El animal va a formar parte de la familia, va a ser un miembro más, y como tal, va a buscar su lugar en la misma. Y su lugar ha de ser el de subordinado a todos los demás miembros. Una vez esto es asumido por todos, animal incluído, se evitarán muchos problemas de convivencia y comportamiento.
  2. El nuevo compañero va a depender de otros miembros de la familia (como si fuese un niño) para tareas cotidianas como alimentarse y cubrir sus necesidades, incluído su ocio. Por ello es importante que todas sus necesidades sean cubiertas adecuadamente. Él no puede poner la tele, escuchar música o leer, necesita de otros miembros de la familia para su ocio.

Así pues, a la hora de sacar al perro hay que tener presente que el paseo nos servirá para reforzar el vínculo amo - perro, o individuo alfa - individuo beta de que habábamos en el punto 1. Durante el paseo ha de ser el amo quien marque la ruta a seguir e indique al perro por dónde ha de ir, cuando ha de pararse, y cuando puede recrearse oliendo o jugando con otros perros.

Es conveniente, además que (y aquí entramos en el punto 2) los paseos no se limiten a que el perro haga sus necesidades en dos minutos y "corriento pacasa", sino que ha de suponer para nuestro cánido compañero un aliciente, un desafío, un desgaste físico y mental que le permitar estar en equilibrio.

Por ello, es recomendable que dividamos el paseo o la salida en tres partes:

  1. Los primeros minutos los dedicaremos a que el perro puede hacer sus necesidades tranquilamente y si agobios. Al menos la mayor parte de ellas.
  2. Después, una vez el animal cubrió sus necesidades puramente fisiológicas o, al menos, la mayor parte de ellas, toca caminar. Caminar es andar sin pararse, a buen ritmo y sin permitirle ni oler, ni detenerse. Tampoco debe ir por delante de nosotros. Debe limitarse a seguirnos a nuestro ritmo. Esta caminata debería durar un mínimo de 20 minutos, dependiendo del tamaño del perro.
  3. Por último, podemos dejar al perro unos minutos de esparcimiento en el parque, por ejemplo. En esta última parte, el perro puede oler, jugar con otros perros, jugar con nosotros (por ejemplo con la pelota), etc. Tendrá una duracíon variable desde varios a minutos a una hora.

Todas las partes del paseo son importantes, pero es fundamental que, al menos una vez al día, el perro tenga su ración de fase dos, que aprenda caminar tras su líder, a la velocidad que marca el líder y por el camino que marca el líder. Es fundamental para el desarrollo psicológico y social del perro dentro de su familia /manada. No deje ningún día a su perro si su ración diaria de paseo fase 2, él no lo haría.

También es conveniente que todos los miembros de la familia, incluso y sobre todo los niños, se hagan cargo se este paseo fase 2 para reforzar el orden jerárquico.

Créditos imagen: http://images.sciencedaily.com

Artículos relacionados:

La imprescindible disciplina de los perros

Por qué los perros se restriegan sobre la hierba, heces o animales muertos

No restregar el hocico del cachorro sobre su propio pis

Qué hacer si el perro se escapa

Cuándo y dónde entrenar a tu perro

Puntúa este artículo:

VOTOS: 2 MEDIA: 5

VISUALIZACIONES: 2353

Commentarios