Cómo evitar que un perro ladre de forma excesiva

Cómo evitar que un perro ladre de forma excesiva

Si nos fijamos en el título de este artículo, las últimas palabras son “de forma excesiva”. Esto es porque un perro tiene que ladrar, tiene que aullar, tiene que gemir, es su forma de expresarse. Igual que una persona habla o grita, el perro ladrará o aullará, pero al igual que a las personas habrá que enseñarle a no hacerlo de forma que moleste a otros perros (lo que probablemente pueda convertirse en el comienzo de una escaramuza) o personas.

Cómo mandar callar al perro

Para enseñar al perro a que deje de ladrar comenzaremos a enseñarle todo lo contrario, es decir, le enseñaremos a que ladre cuando se lo digamos. Le enseñaremos los conceptos “habla” y “silencio”. Para ello, cuando el perro vaya a comenzar a ladrar, le diremos en voz alta “habla”. Al comenzar a hacerlo le recompensaremos con frases en tono amable del tipo “buen chico”, “muy bien”, etc.

Repetiremos el procedimiento anterior hasta conseguir que el perro ladre a nuestra orden.

Una vez que conseguimos que el perro “nos hable”, vamos a conseguir que también se calle a nuestra orden. Para ello, cuando el perro esté ladrando y veamos que está a punto de dejar de ladrar, le diremos “silencio”. Cuando el perro ladra sin habérselo mandado nosotros es más difícil discernir el momento en que va a dejar de hacerlo, por lo que es preferible enseñarle la orden “silencio” una vez domina la orden “habla” y como continuación de la misma.

Del mismo modo, cuando el perro deje de ladrar tras decir “silencio” le recompensaremos, en este caso, además de con palabras amables podemos usar golosinas como premio.

De esta forma conseguiremos hacer callar a nuestro perro cuando su ladrido sea molesto y excesivo.

¿Por qué motivos puede ladrar un perro?

No obstante lo anterior y como ya hemos comentado, el ladrido es algo inherente al perro, igual que el aullido y el gemido, por lo que ni podemos, ni deberíamos impedir estos comportamientos. Eso sí, deberíamos tener cierto control y, sobre todo, deberíamos estar atentos al motivo por el cual nuestro perro ladra o aúlla e intentar comprender qué quiere expresar y, de este modo, evitar ese comportamiento.

Por ejemplo, es muy común que los perros aúllen cuando pasan mucho tiempo solos. El aullido es una llamada a la unidad de la manada, y el perro, al verse solo durante largo rato nos llama. En ese caso, lo más apropiado es evitar que el perro esté demasiado tiempo sin compañía.

También es muy común el ladrido territorial: si tenemos un perro en un patio o una finca, su ladrido ante la cercanía de extraños es normal y, si es un perro guardián, incluso deseable. Del mismo modo, si queremos evitarlo sólo debemos de procurar que el perro no esté solo en el patio, de forma que no sienta la necesidad de proteger su territorio.

Hay muchos más motivos por los cuales el perro puede ladrar: por excitación, agresividad, etc. por lo que, insistimos, hemos de intentar comprender la motivación del ladrido. Esta comprensión unida al ejercicio de obediencia “habla / silencio” suele ser más que suficiente en la mayoría de los casos de perros demasiado ladradores.

Créditos imagen: http://www.jokedujour.com

Artículos relacionados:

Cómo evitar que tu perro ladre al sonar el timbre de la puerta

Qué hacer cuando un perro ha sido envenenado

Cómo afecta la leishmaniasis a un perro

10 alimentos prohibidos para los perros

Cómo evitar la aparición de parásitos externos en el perro.

Puntúa este artículo:

VOTOS: 1 MEDIA: 5

VISUALIZACIONES: 3307

Commentarios