Cómo evitar que tu perro ladre al sonar el timbre de la puerta

Cómo evitar que tu perro ladre al sonar el timbre de la puerta

Es un problema habitual entre los propietarios de perros en pisos que, al sonar el timbre de la puerta de éste (o el portero automático) los perros se alteren muchísimo y comiencen a ladrar desaforadamente y sin, aparentemente, poder hacer nada para evitarlo. ¡No hay forma de hacerlos callar!. Junto al mordisqueo indiscriminado de muebles y otros objetos es uno de los problemas más frecuentes entres los perros urbanitas.

Lo primero que solemos hacer ante esta situación es comenzar a regañar y reprender al perro, alterándonos nosotros también y consiguiendo que un estado de histeria y nerviosismo invada toda la familia / manada, retroalimentando el comportamiento del perro (y el nuestro) con las sucesivas veces que llamen a nuestra puerta.

Es relativamente fácil reprimir al perro e impedir que ladre sometiéndolo, sujetándolo tumbado en el suelo marcándole con nuestros dedos a modo de dentadura, pero esto sólo será un remedio a corto plazo ya que sólo bloqueamos su comportamiento agresivo, pero aumentamos su ansiedad ante el sonido del timbre. Por su cabeza pasaría un pensamiento del estilo: “al sonar el timbre es cuando mi amigo humano viene a someterme”.

Lo que queremos conseguir es que el perro no reaccione ante el sonido del timbre, es decir, buscamos que éste deje de ser un estímulo para él. Para ello lo mejor es ignorarlo  completamente cuando suene, actuar como si no se hubiese producido ninguna llamada y hacer caso omiso también a sus ladridos y estado de excitación. Si vamos a abrir la puerta, lo haremos de forma completamente tranquila e, insistimos, ignorando los ladridos y estado de excitación del perro.

Normalmente, actuando así de manera totalmente natural ante lo que debe ser un hecho cotidiano, el perro suele dejar de actuar de forma ansiosa al notar que no recibe ningún tipo de atención por nuestra parte.

A menudo, este estado de excitación suele originarse cuando el perro relaciona la llamada a la puerta con la llegada de alguien que es importante para él, un ser querido (la llegada de nuestros hijos o del abuelo) o, a veces, lo relaciona con la entrada de algún intruso (el del contador el agua, el servicio técnico de la televisión por cable, etc.). En este caso procederemos a un tratamiento de desensibilización, esto es, debilitaremos o eliminaremos la situación condicionada sonido del timbre llegada de los niños. Para ello llamaremos a la puerta con frecuencia sin que venga la persona que el perro espera, de forma que el sonido deje de ser un aliciente para él y ya no relacione la llamada con su llegada.

Si ignorarlo completamente no consigue evitar que el perro se altere al sonido del timbre de la puerta, podemos actuar mediante refuerzo positivo, es decir, incentivando mediante premios y golosinas su comportamiento tranquilo. Para ello, al sonar llamaremos su atención con su chuche preferida, pero no se la daremos hasta que esté sentado y en silencio. De este modo, conseguiremos que el perro relacione el sonido del timbre con un estado agradable de calma y con la obtención de un premio. Es muy importante, como hemos dicho que el premio le sea dado cuando el perro esté tranquilo y en silencio.

Si en casa tenemos más de un perro centraremos todos nuestros esfuerzos en el más dominante, cuyo comportamiento será imitado por el resto. Si sólo es uno el que se altera, alterando a los demás, actuaremos principalmente sobre él.

También suele ser buena idea cambiar el sonido del timbre la puerta para eliminar ese comporatmiendo condicionado.

Créditos imagen: http://static.naturallyhappydogs.com

Artículos relacionados:

Cómo evitar que un perro ladre de forma excesiva

¿Con qué sueñan los perros?

Cómo evitar la aparición de parásitos externos en el perro.

Que es la mastitis en las perras

Qué es la parvovirosis y cómo combatirla

Puntúa este artículo:

VOTOS: 4 MEDIA: 1.75

VISUALIZACIONES: 21946

Commentarios