Beneficios de la castración en las perras

Beneficios de la castración en las perras

El celo en las perras conlleva una serie de efectos secundarios como son los cambios en el estado de ánimo, el sufrir el acoso constante de individuos macho, manchado, embarazo psicológico y una larga serie de incomodidades más o menos importantes. Como ya comentamos en otro artículo anterior el celo se repite anualmente entre 2 y 4 veces, dependiendo de la raza y el peso de la hembra.
Salvo que tengamos muy claro que no queremos que nuestra perra procree está muy recomendada la castración por sus múltiples beneficios. La castración o ovariohisterectomia no es otra cosa que la extirpación quirúrgica de los ovarios y el útero  siendo, además, una operación prácticamente rutinaria en cualquier clínica veterinaria, entrañando prácticamente como único riesgo la alergia o algún tipo de intolerancia a la anestesia.
Como ya hemos comentado, los efectos del celo suelen ser poco agradables para el animal, pudiendo incluso dejar de comer, volviéndose irritables y nerviosos, llegando en raras ocasiones a volverse agresivos hacia la familia y los extraños debido a la ansiedad.
Normalmente somos reacios a la castración, por el miedo que nos produce realizar una intervención mayor en un individuo sano y ponemos todo tipo de excusas (algunas incluso han calado como mito popular): "que lo natural es que estén enteros”, “que van a sentirse mal por no poder procrear”, “que les vuelve tristes”, “que es bueno para las perras tener al menos una camada”, etc. Pero no dejemos que nuestro miedo impida que la calidad de vida de nuestra perra mejore, la castración incrementará en mucho la calidad de vida de nuestra amiga.

La castración no solamente evita los efectos secundarios antes mencionados, sino que, además, disminuimos en gran medida el riesgo de enfermedades, en su mayoría mortales:

  • Evitamos en su totalidad la aparición de cáncer y tumores de ovarios y útero. Lo cual es lógico ya que han sido extirpados.
  • Si la castración la hacemos antes del primer celo eliminamos casi por completo el riesgo de cáncer de mama. Ese porcentaje aumenta al 33% después del segundo celo y se estanca al 50% después del tercero y sucesivos.
  • Evitamos la infección de orina que se producen durante el celo en el sistema urinario y reproductor.
  • Evitamos la aparición de la piometra, infección y acumulación de secreciones y pus en el útero.

Créditos imagen: http://dr.robert.cr

Artículos relacionados:

Los cambios de apetito en el perro

La Protectora de Animales de León realiza más adopciones que ingresos

Que es la mastitis en las perras

¿Cómo se si mi perra está en celo?

No al envenenamiento indiscriminado de animales

Puntúa este artículo:

VOTOS: 5 MEDIA: 4.8

VISUALIZACIONES: 1834

Commentarios